NO MAS VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

_MG_9112 bCuesta imaginar el infierno en que viven tantas mujeres en nuestro país. Tan naturalizada desde siempre, la violencia doméstica contra las mujeres sigue siendo pan de cada día… miles  de mujeres tienen que vivir cotidianamente con el maltrato, miles de niñas y niños siguen teniendo que crecer en un espacio afectivo violento que marca a fuego los estereotipos sexistas que tanto daño nos  hacen los seres humanos y como sociedad.

Recientemente hemos cerrado la versión 2013 del Programa AsociaRSE “Oportunidades Laborales para mujeres sobrevivientes a la violencia doméstica” de la Corporación DOMOS y me quedo con la sensación de haber aportado al grupo de mujeres participantes un momento y un espacio de reflexión para remirar la vida, la historia personal, la historia social, la respuesta institucional frete al problema, el valor personal que cada una de ellas tiene y que les han permitido mantenerse con vida. Tantos tópicos que pudimos en conjunto mirar y reordenar para darle una reinterpretación a la vida, a la sociedad y al futuro. Pudimos poner cada cosa en su lugar, llamar a las cosas por su nombre y ayudar a distinguir e identificar la violencia de género en sus múltiples manifestaciones, que está por todas partes y que es una amenaza constante al desarrollo de las mujeres.

En esta fecha tan importante en la lucha por los derechos de las Mujeres, como Corporación DOMOS queremos compartir algunos antecedentes que nos parecen relevantes y que deberían ser considerados tanto para el diseño de Políticas Públicas como para la generación de nuevas estrategias de trabajo de todos los actores involucrados.

Hemos tomado los antecedentes de 80 mujeres que fueron seleccionadas para participar en el programa AsociaRSE 2013.

Tipos de violencia  en porcentajes

Imagen1

El gráfico muestra claramente los mecanismos de control que usan los hombres para mantener a las parejas bajo su dominio. En el caso de la violencia sicológica, vemos que las 80 mujeres cuyos antecedentes se usaron para esta caracterización, están en un sistema permanente de descalificación, humillación, desvalorización de todas sus competencias y habilidades. Por tanto, son mujeres que están en un proceso progresivo de deterioro de la autoestima y de su valor como mujer y como persona. Este proceso de destrucción sicológica de un individuo se da en un contexto social en que la “superioridad masculina” sigue estando legitimada como un atributo “per se”.

La existencia de la violencia física en 55 de las mujeres con las que trabajamos, resulta impactante por el daño que implica estar en un sistema de abuso físico: el temor, la angustia, el estrés, la inmovilidad, la desesperanza, la resignación, las secuelas sicológicas y físicas que ello implica. El daño para las mujeres y para las niñas y niños que están siendo testigos de esta violencia, impide el desarrollo de cualquier ser humano por tanto también de cualquier sociedad. La gravedad de este fenómeno, no sólo interpela a la necesidad de la integralidad de las políticas públicas, sino también a la sociedad en su conjunto. Qué estamos haciendo todas y todos y desde qué ámbitos  para disminuir y controlar este fenómeno.

Otro dato que impacta es que 31 mujeres de nuestro universo de 80 señalaron sufrir o haber sufrido violencia sexual en su historia de vida, lo que debe llamarnos a una profunda reflexión acerca de la dramática situación de vulneración en que están las mujeres en nuestra sociedad.

Esta dimensión del abuso de género no está suficientemente abordado y requiere ser observado con más atención, tanto desde el avance de la oferta pública en esta materia como de las estrategias de reparación que deben desplegarse como una manera de hacerle frente al daño que lleva consigo el abuso sexual.

Respecto de la violencia económica impacta también que 66 mujeres de las 80, estén sometidas a un sistema de control a través de los recursos económicos. Esto da cuenta por una parte, de la falta de valoración del trabajo que las mujeres realizan al interior del hogar y viene a confirmar que se sigue valorando socialmente sólo aquellos trabajos que implican remuneración, por tanto todo el trabajo que realizan las mujeres al interior de sus hogares y de cuidado de su familias y comunidades, siguen siendo poco valorados socialmente.

Por otra parte, nos indica la necesidad de fortalecer los procesos de apoyo a la inserción laboral de las mujeres. La autonomía económica y la capacidad de generación de ingresos es un elemento indispensable para que las mujeres puedan salir de la situación en que se encuentran. En este sentido, la Política Pública de Atención y Prevención de la violencia doméstica requiere desarrollar un componente que se haga cargo de apoyar la inserción laboral y el emprendimiento de las mujeres sobrevivientes a la violencia doméstica.

En este sentido, creemos que el programa AsociaRSE puede ser un gran aporte a la política pública toda vez que este modelo de trabajo es replicable en todas las comunas y regiones. Sólo se requieren actores sociales y económicos comprometidos de una manera real con la tarea que tenemos por delante.

Recogimos información también sobre la violencia virtual porque sabemos que en la actualidad, sobre todo las generaciones más jóvenes usan las redes virtuales para la comunicación y nos hemos encontrado con que también a través de estos medios las mujeres sufren el acoso, el desprestigio, la exposición pública. Por lo que nos muestra el gráfico 15 mujeres, de las 80, probablemente las más jóvenes sufren o han sufrido violencia virtual.

Al consultarle a las mujeres por los daños  asociados a la violencia doméstica nos señalan lo siguiente:

Imagen2

Como podemos apreciar y tal como lo demuestran numerosos estudios sobre el fenómeno de la violencia doméstica contra las mujeres los daños que genera son múltiples: el daño en la autoestima es severo, el estrés pues la mujer está sometida en una relación de abuso de varios tipos, la pérdida de trabajo como consecuencia de la relación de violencia, entre otros.

Por tanto la violencia no es sólo un problema que afecta las relaciones entre las personas, sino que también afecta la posibilidad de movilidad social que tienen las mujeres y por tanto es un problema para el desarrollo y la  equidad.

El endeudamiento como parte de las manifestaciones del abuso es un fenómeno que esta poco estudiado, pero que aparece en los relatos de las mujeres. Los hombres tramitan tarjetas de créditos de las Casas Comerciales, las hacen firmar y ellas quedan con la deuda. Por supuesto que la mujer no decide nada de lo que se compra, o de lo que se hace con el crédito, porque la mujer que está en una situación de violencia no tiene ninguna incidencia en la toma de decisiones, carece de poder en la relación. Está en situación de sometimiento que el hombre logra, en función del uso de la violencia de género en sus múltiples manifestaciones, ya sea la fuerza física, verbal, sexual y económica. Respecto de la situación de vivienda pudimos indagar lo siguiente:

Imagen3

Es importante observar la gran cantidad de mujeres que viven allegadas y que arriendan, lo que implica una falta de autonomía para poder dejar al agresor.

Cualquier estrategia que la mujer implemente para salir de la situación en que se encuentra, tiene el tope de la disponibilidad de recursos financieros para lograr arrendar en otro lado y ponerse a salvo juntos a sus hijos/as, y las  posibilidades son aún menores, para quienes están en situación de allegada.

Es relevante señalar aquí la necesidad de que el Estado pueda avanzar hacia el desarrollo de estrategias más integrales de apoyo a mujeres víctimas de violencia doméstica. La situación habitacional requiere una respuesta intersectorial coordinada y efectiva.

Las mujeres en situación de violencia deben ser consideradas como población en situación de vulnerabilidad y frente a ello debe articularse un protocolo de actuación que permita poner a las mujeres a salvo junto a sus hijos/as.

Si bien existen las Casas de Acogida de Sernam, estas presentan limitantes respecto de la edad de hijos/as, tiempos de estadía y sólo se puede acudir a ellas en situación de riesgo vital. Por tanto la respuesta institucional debe ser pensada en facilitar una solución más efectiva y definitiva al problema de la vivienda de las mujeres.

Son muchos los desafíos que siguen existiendo en esta materia. Por una parte están los vinculados al mejoramiento de la eficiencia y eficacia de la oferta pública tanto para la atención y la prevención de este fenómeno, y por otra parte, están los desafíos vinculados a la implicación de otros actores en estas materias, sobre todos los privados.

Creemos que el modelo de trabajo que representa AsociaRSE: “Oportunidades laborales para mujeres sobrevivientes a la violencia doméstica” es una muestra de que se pueden desarrollar modelos en alianza con otros actores y de que la aplicación del Enfoque de Género y Derechos al tratamiento de la problemática es relevante a la hora de pensar en estrategias de intervención sicosocial.

 

 

 

CON ÉXITO FINALIZA VERSIÓN 2013 DEL PROGRAMA ASOCIARSE DE DOMOS

 

2B9B3130 b

Este programa fue ejecutado con el apoyo del  Ministerio de Desarrollo Social – Fosis y Walmart

Alrededor de una centenar de personas, asistieron a la ceremonia de clausura de la versión 2013 del “Programa AsociaRSE: generando valor a través de la inclusión socio-laboral de mujeres sobrevivientes a la violencia doméstica”, en la que más de 60 mujeres se certificaron tras haber cumplido cabalmente todo el proceso del programa.

En la actividad estuvieron presentes Lorena Ortuzar encargada del Fondo Idea de FOSIS del Ministerio de Desarrollo Social: Pilar Aspillaga Gerenta de Responsabilidad Social Empresarial de Walmart; Andrea Orellana encargada de Responsabilidad Social Empresarial de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo;  Representantes de la Corporación de Mujeres Chinas residentes en Chile, Paulina Fuentealba representante de la Empresa Microdat , Raúl Muñoz representante de Petrobras empresas que colaboran con puestos de inserción laboral, asistió también una representante del Centro de la Mujer de Colina e Irma Urzúa Coordinadora del Equipo de Violencia Intrafamiliar de la Municipalidad de Lampa, así como de todo el equipo de profesionales de la Corporación Domos, que tuvo intervención en el proceso terapéutico y de apoyo sicosocial que vivieron las mujeres desde marzo a la fecha de cierre del programa.

Victoria Vega Vallejos, Directora Ejecutiva de la Corporación DOMOS, señaló que luego de haber ejecutado este programa hay una serie de aprendizajes y experiencias que urge seguir profundizando. “La articulación de actores públicos, privados y la experiencia de las organizaciones como la Corporación Domos resulta relevante a la hora de sumar esfuerzos y dar una respuesta concreta a las mujeres que han estado sobreviviendo a la violencia doméstica de pareja. El programa AsociaRSE de Domos es una experiencia real y concreta que da una respuesta efectiva que da cuenta de que esa articulación es posible, necesaria y altamente replicable”.

Victoria Vega explicó que las mujeres tienen gran capacidad de resiliencia, que con una  metodología que mezcla elementos cognitivos con diversas estrategias, permiten poner en valor varias aristas que a veces quedan en segundo plano. “Ámbitos como el camino recorrido para la sobrevivencia, la generación de un espacio de contención grupal, la posibilidad de reflejarse en todas las historias, la oportunidad de observar y “poner afuera” todos los mecanismos de socialización que la cultura despliega para el mantenimiento de las relaciones de género y como ello incide en la construcción de las identidades de género, son ámbitos de reflexión relevantes a la  hora de comprender la violencia de género. Así mismo la combinación de técnicas que interpelan los ámbitos emocionales y corporales, todo ello desde el Enfoque de Género y de Derechos, hace que las mujeres logren desarrollar procesos de resignificación de la historia biográfica en un contexto social que facilita la ampliación de la conciencia de género y por tanto aporta más herramientas para romper la historia de violencia Nos quedamos con la idea de que el desarrollo y la puesta en práctica de modelos de intervención innovadores que buscan apoyar los procesos de reparación de las víctimas sigue siendo un camino en construcción, abierto a equipos que decidan profundizar su mirada de la problemática desde el enfoque de género y también desde la comprensión y desarrollo de técnicas y estrategias que faciliten la potencia del “darse cuenta” que tienen las mujeres.

Agregó que sigue existiendo una “ruta crítica” que enfrentas las mujeres para salir de la situación de violencia y esto da cuenta de que la institucionalidad debe seguir haciendo esfuerzos por dar respuestas más integrales para la atención y protección de las víctimas. “En este sentido, siguen estando ausentes de la respuesta institucional el acceso de las mujeres a Terapias Reparatorias más profundas considerando que se constata en la práctica que las mujeres toleran largo tiempo el maltrato de pareja, ocasionándoles un  daño en todos los ámbitos de su desarrollo humano, sumado al abuso sexual que es una variable que está en la problemática y que no está suficientemente visibilizado, y por tanto sigue sin ser abordado desde el punto de vista terapéutico y como parte de las múltiples vulneraciones de las cuales las mujeres son víctimas. De igual modo, la ausencia de un mecanismo efectivo que ofrezca a las mujeres un acceso preferencial a la vivienda para que ellas y sus hijos/as puedan estar en un lugar seguro, lejos del agresor que es una amenaza permanente para la familia, es un tema pendiente en el abordaje de la violencia doméstica, así como una estrategia de inserción laboral, que en estos casos resulta relevante para que las mujeres puedan salir de la situación en que se encuentran. Por todo lo anterior, somos enfáticas en señalar que la Política Pública de Atención y Prevención de la Violencia Doméstica sigue al debe con las mujeres, que sufren en carne propia los efectos de una sociedad machista que se resiste a los cambios profundos en las relaciones de género”.

Agregó que esta temática sigue siendo transversal, pues “las mujeres de todas las clases sociales, de diversos niveles educacionales, de diversas edades siguen enfrentando día a día el dominio, la opresión, el empobrecimiento, el endeudamiento, la humillación, el abuso en sus situaciones de pareja, estando el machismo a la base lo que sigue poniendo en peligro la vida de las mujeres y afectando las posibilidades de desarrollo de cada una de ellas”.

Finalmente, Victoria Vega indicó que el camino por recorrer aún es largo, y donde aún quedan temas por resolver. “Nos quedamos con la idea de que hay mucho que seguir haciendo. Experiencias como las que desarrollamos como Corporación Domos a través del programa AsociaRSE nos da la certeza de que el trabajo de atención directa a mujeres sobrevivientes a la violencia doméstica sigue siendo relevante y que hay que seguir desarrollando alianzas para multiplicar este trabajo. Debemos seguir estimulando a que por un lado, las empresas se atrevan a apoyar estas iniciativas en el contexto de la Responsabilidad Social Empresarial y, que por otro, el Estado mejore y profundice la Política Pública en Atención y Prevención de la violencia no sólo doméstica sino de Género en su más amplio sentido”, concluyó.

Corporación Domos Implementa Programa Asociarse en la comuna de Lampa

Pirque3El proyecto será ejecutado entre los meses de Julio a Septiembre.

Una alianza estratégica realizaron Corporación Domos y el Programa de Asistencia a Mujeres víctimas de violencia intrafamiliar de la Municipalidad de Lampa, ejecutado con recursos provenientes  del Fondo Nacional de Seguridad Pública, para la ejecución del programa AsociarSE: Oportunidades laborales para mujeres sobrevivientes de violencia doméstica de pareja.

De este modo, alrededor de 14 mujeres de dicha comuna participarán del programa AsociarSE, gracias al cual, podrán acceder a un proceso de apoyo a la reparación emocional del daño producido por la violencia doméstica de pareja hacia las mujeres como así mismo, al apoyo en habilitación e inserción laboral.

Victoria Vega Vallejos, Directora Ejecutiva de Corporación DOMOS, indicó que “parte de los aprendizajes desarrollados por Domos en la experiencia directa de trabajo con mujeres sobrevivientes a la violencia doméstica, nos permite sostener que urge seguir mejorando y profundizando las políticas locales de atención y prevención de la violencia contra las mujeres”.

Vega Vallejos explicó que en la práctica, la mayoría de las mujeres entrevistadas reflejan las condiciones de abuso y peligro que cada una de ella tiene que sortear para sobrevivir. “Cada una de ellas es el reflejo de una sociedad machista, misógena, que se resiste a cambiar los estereotipos sexistas que amparan y fomentan el abuso de poder de los hombres hacia las mujeres. Nos hablan de una sociedad que avanza a distintas velocidades y de masculinidades y femineidades que en la esfera íntima se mantienen atados a patrones culturales relacionales absolutamente alejados de los  derechos humanos de las mujeres”.

Consultada acerca de las razones que explican la dependencia de las mujeres que viven violencia doméstica de pareja, Victoria Vega indicó que “las explicaciones son muchas: la falta de autonomía económica, el miedo por el maltrato sufrido y por las constantes amenazas de parte de sus parejas, la naturalización del maltrato hacia las mujeres que está plenamente vigente en la sociedad chilena, el aislamiento y la falta de redes de apoyo en que están sumidas, la falta de confianza en los sistemas institucionales que revictimizan y transmiten los mismos estereotipos sexistas que viven en la intimidad, la percepción e impunidad respecto del maltratador, la falta de expectativas y de confianza respecto de que tienen derecho a vivir una vida sin violencia doméstica, la baja autoestima que esta lesionada a causa del daño que produce  el estar sometida  a la desvalorización y la descalificación permanente”…entre otras.

Finalmente la directora de Domos señaló que “A pesar de este contexto las mujeres florecen y sobreviven más allá de los pronósticos, por tanto a través del Programa AsociaRSE tenemos la oportunidad de devolver a las mujeres la certeza de que tienen derecho a vivir una vida libre de la violencia doméstica de pareja. Brindamos un espacio para que puedan reconocerse, para poner en valor aquello que les ha permitido sobrevivir, para desculpabilizarlas, para ayudarles a cuestionar la rigidez y anquilosamiento de los estereotipos sexistas, un espacio para ampliar redes, para poder mirar que todas somos el reflejo de una sociedad que construye desigualdades en base a las diferencias sexuales, que la violencia doméstica es un problema social y no personal y por tanto todos los actores sociales pueden y deben estar involucrados en la solución. Que Chile tiene compromisos con organismos e instrumentos internacionales que lo obliga a tomar todas las medidas necesarias para erradicar la violencia doméstica.

A través de nuestro Programa AsociaRSE, la Corporación Domos hace un aporte a la consecución de estos objetivos.

 

Corporación Domos expuso en seminario: Perspectivas Contemporáneas en Violencia Intrafamiliar

La actividad  se desarrolló el 29 de mayo, en el auditorio de la Universidad Santo Tomás de Viña del Mar y asistieron aproximadamente 100 personas de distintos ámbitos.

_MG_2520 bCon la presentación del modelo de intervención en atención directa a mujeres víctimas de violencia de pareja en el contexto doméstico, diseñado por Domos y puesto en marcha por primera vez en el año 2007, se expuso ante las y los asistentes los principales avances y desafíos del programa:

“Asociarse: Oportunidades laborales para mujeres víctimas de violencia doméstica”.

Este  programa a nivel de diseño, requerimientos de coordinación y gestión se basa en la idea de actores públicos, privados y Ongs tienen la capacidad de responder frente a una problemática social, como es la violencia de género, especialmente la violencia doméstica contra las mujeres. Por tanto, en la implementación de AsociaRSE convergen esfuerzos de todos los sectores identificados.

 Por otra parte la propuesta metodológica del programa también se hacer cargo del impacto de la violencia de género en múltiples dimensiones, por tanto se intenciona que las mujeres puedan resignificar las experiencias traumáticas que han vivido, tanto a nivel cognitivo como emocional y corporal, a través de diversos lenguajes terapéuticos para expresar lo vivido.

 El modelo de trabajo de Domos promueve también, desarrollar una mirada crítica en las mujeres, desde el enfoque de género,  sobre la experiencia vivida, considerando que este fenómeno es la expresión más clara de la desigualdad de poder entre hombres y mujeres en la cultura chilena.

 En el evento, expuso entre otros Adela Bork Vega, Asistente Social de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso con la presentación de “La violencia como experiencia cotidiana”

 La actividad fue organizada por el  Programa de Prevención y Tratamiento de Violencia Intrafamiliar de la Ilustre Municipalidad de Viña del Mar,  que desde el  año 1992 tiene en marcha una iniciativa que busca contribuir a apoyar el tratamiento de las víctimas de violencia, brindando atención  social, psicológica y jurídica, además de promover en la comunidad la resolución pacífica de conflictos.