¿Para qué conmemoramos cada 8 de marzo?

2B9B0820Cada 8 de marzo nos ofrece la oportunidad de renovar nuestro compromiso por continuar avanzando en la lucha que aseguren que las mujeres de nuestro país puedan desarrollarse en igualdad de condiciones, desarrollando al máximo sus potencialidades y no teniendo que enfrentar ninguna de las inequidades, brechas y barreras de género que las heroínas de otros tiempos han tenido que derribar.

Si bien los cambios han sido muchos, no alcanzan para modificar todas las estructuras y prácticas cotidianas que sostienen las discriminaciones de género y que tienen como resultado las desigualdades que determinan la trayectoria de niñas y mujeres.

El hecho de que haya una cantidad de mujeres y niñas que mueren cada año como efecto de la violencia machista nos interpela y confronta a reflexionar sobre cuanto hemos logrado permear un sistema social, político, económico2B9B0817 que sigue vulnerando los derechos humanos de la manera más flagrante.

Son muchos los desafíos que tenemos por delante, pero también son muchas las oportunidades que tenemos no solo de honrar a todas las mujeres mártires y visionarias que nos han precedido, sino que desde nuestra labor cotidiana tenemos
cada día la oportunidad de hacer la diferencia y contribuir al desarrollo de la sociedad más equitativa, justa e inclusiva.

Debemos seguir trabajando para que las niñas y mujeres puedan fortalecer su autonomía, liberándolas de todo estereotipo sexistas. Por otra parte, los diversos actores sociales deben2B9B0813 avanzar en el reconocimiento  de que las mujeres son ciudadanas de primera clase, como todo ser humano que nace en nuestro país, esto implica el desarrollo de una conciencia crítica de género que reconoce la existencia de la discriminación y propone un nuevo pacto social basado en los derechos y no en la justificación de las desigualdades.

Debemos seguir profundizando también por la consolidación de la “sororidad” como una cualidad que debe caracterizar al género femenino, esto implicar entender que las desigualdades, injusticias y flagelos que deben enfrentar las mujeres nos afectan como colectivo y que cada vez que una mujer muere como víctima de femicidio,  cada vez que a una mujer recibe menos salario por el mismo trabajo, cada vez que se ven truncadas las trayectorias de mujeres en los ámbitos políticos, artísticos o de cualquier naturaleza, hay un atentado de género  y debemos reaccionar como colectivo.  La sororidad, concepto que desarrolla magistralme2B9B0822nte Marcela Lagarde, destacada antropóloga feminista, invita a las mujeres a sentirse parte de este inconsciente colectivo que no solo sintoniza con la maravilla de ser mujer, sino que también sintoniza con todas las mártires que han luchado por el derecho a tener derechos.

La lucha por el derecho a voto, por el derecho a estudiar, por el acceso a un salario justo, por detener la violencia machista, por participar de la actividad política, por visibilizar el trabajo que hacen niñas y mujeres en las tareas de cuidado, todos estas batallas son parte de la historia política de las mujeres y honrando esa memoria histórica debemos en la actualidad asumir los cambios que nos corresponde protagonizar…y es que debemos consolidar los cambios y seguir corriendo los límites para que niñas y mujeres puedan desarrollarse en libertad y libres de todo estereotipo que se cierne sobre ellas.

 

 

El machismo sigue cobrando víctimas

CARTEL-PARA-NABILAPor Daniela Poblete Clifford

Desde que los y las habitantes de Coyhaique nos enteramos de la brutal agresión sufrida por Nabila, los medios regionales y nacionales han cubierto la noticia paso a paso, tanto de su estado de salud, como de los avances en la investigación policial.

Como ciudad pequeña, los rumores fueron las primeras informaciones que circularon entre la comunidad y en general las opiniones se centraban en el nivel de violencia del acto y se asociaba el hecho al creciente aumento de delitos en la ciudad. La indignación movilizó a la ciudadanía que ese mismo día salió masivamente a las calles a denunciar esta inseguridad y exigir que se tomaran medidas al respecto frente a la violencia.

Sin embargo, las agrupaciones de mujeres convocantes apuntaban a algo mucho más profundo que la inseguridad ciudadana. El llamado era a manifestarse en contra de la violencia de género, denunciar la ineficacia del aparato público y policial frente a las constantes agresiones contra mujeres de nuestra comunidad, en definitiva, visibilizar este hecho como un crimen de odio en contra de una mujer, cuyos derechos básicos fueron violados y de quien se sabe había vivido en un círculo de violencia permanente.

Efectivamente vivimos en una ciudad que ya no es lo que solía ser, que la tranquilidad con la que circulábamos en las calles no es la misma y que definitivamente la inseguridad y desconfianza se ha ido apoderando de nosotros/as. Sin embargo, me resulta preocupante que lo que más se repita, entre los comentarios de pasillo, sea que este tipo de hechos no solía pasar y que estamos frente a un hecho inédito.

Leer el resto de esta entrada »

¡Hasta cuándo!

11 mujeres muertas en manos de sus parejas, dos jóvenes asesinadas en Ecuador, 20 femicidios frustrados en solo tres meses del año. Son noticias que nos conmueven, nos interpelan, se nos aprieta la guata y el corazón, se nos enciende la impotencia y la ira a quienes trabajamos por construir en el presente un lugar más habitable y digno para las mujeres, donde puedan vivir y desarrollarse en plenitud, conscientes de su derecho a vivir libres de cualquier manifestación de violencia. Hartas de este ordenamiento de género que subordina, mata, viola a niñas y mujeres.

¿Qué está pasando con estos hombres que fuera de toda o plenos de racionalidad machista y misógina  se atreven  a someter a sus parejas a condiciones de vida prácticamente de esclavitud y terminan finalmente sintiéndose con el derecho de arrebatarles la vida, destruirlas y aniquilarlas más allá de su muerte?

Los medios de comunicación podrían ayudar a generar conciencia. Pero siguen haciendo morbo, titulando de manera amarillista y sensacionalista el relato de los hechos. Los titulares quedan en la ciudadanía y con ello alimentan el sustrato cultural para seguir justificando y naturalizando la muerte de las mujeres. Cada vez que se titula un femicidio se trata de justificar el hecho mediante palabras como celos, crimen pasional, amor. Esto lo único que hace es naturalizar el dominio masculino sobre la vida y muerte de las mujeres.

Leer el resto de esta entrada »

8 DE MARZO

2B9B1015Ya es mediodía del 08 de marzo. Millones de mensajes relativos a esta conmemoración van y vienen, se replican, se copian y comentan. Los titulares de todos los diarios del mundo informan el acontecimiento. La mayoría de las personas probablemente no vincula el día con la historia, la efeméride con su fuente, pero viene bien. Las fiestas siempre son bienvenidas. ¿No es fiesta?

Para muchas, es una bandera militante, activa, de tomarse las calles y hacer prevalecer los derechos a través de la lucha; para las memoriosas, un día para reivindicar a cientos de mujeres que dieron su vida para que el lugar de la mujer en la sociedad fuese simplemente más digno; para otras, un motivo para celebrar la feminidad y sus vínculos con el universo. Ocurren muchas cosas en un día como hoy, como todos los días, pero además ocurre que se tematiza en el calendario un hecho… ¿para qué? Es un reconocimiento a una carencia…pienso.

Y se me ocurre extender estas letras. Podría citar a tantas otras que abrieron brechas en el discurso hegemónico y conquistaron espacios del lenguaje mostrando realidades y universos que antes eran invisibles, y que iluminaron tan brillantemente la senda de la conquista personal y el derecho a ser que han seguido millones de mujeres hasta el presente. ¡Hay tanto camino andado! Aquí mismo, en mi biblioteca la primera edición de “Feminismo en Chile”, de Amanda Labarca, pero al mismo tiempo los textos de Gabriela Mistral, que fue tan elocuente respecto a su participación en el Memch; Marta Brunet de quien la crítica decía que se expresaba de manera directa y dura, como un hombre. La Bombal y su apertura a otras realidades que se pueden palpar, como Olga Orozco, como Clarice Lispector, la inventora de la lengua mujer. En Pedro Lemebel y sus “otras” mujeres. Y se me vienen a la memoria las pinturas de la Roser Bru y el rostro de mi amiga Myrna Troncoso, que estará en la calle a esta hora con su pancarta por los derechos de la mujer y en memoria de las mujeres asesinadas en dictadura, junto a muchas otras con la que también marché. Y el texto de Mariluz Soto, replicado hoy en facebook, “Mujeres de Vuelo Multicolor”.

Leer el resto de esta entrada »