Archivo para septiembre 2012

Avances del programa “AsociaRSE: Oportunidades Laborales para mujeres sobrevivientes de violencia doméstica”.

En Septiembre, las mujeres que están participando del Programa AsociaRSE: Oportunidades laborales para mujeres sobrevivientes de violencia  doméstica” de diseño e implementación de Domos y que se realiza en alianza con diversos actores tanto públicos como privados, comienza  su segunda fase de desarrollo consistente en la Capacitación en un Oficio.

A la fecha las mujeres han pasado por los componentes de trabajo que se relacionan con el proceso de reparación emocional, que contempla la realización de un taller  de “Transformación Personal” y un Trabajo terapéutico en formato grupal.

Los resultados experimentados a través de éstos procesos  son  muy relevantes, en el corto plazo se revelan cambios importantes que se van manifestando en los discursos de las mujeres, en sus disposiciones vitales, en las expectativas que empiezan a elaborar en relación al futuro, en las relaciones con sus redes familiares.

Nuestra evaluación es que las mujeres que han pasado por estos dos componentes del Programa AsociaRSE, ya sólo por el hecho de haber experimentado algunas técnicas terapéuticas, la conexión que logran establecer entre ellas  y  el contacto con profesionales que trabajan desde el enfoque de género y creen en ellas más allá de las circunstancias en que se encuentran, hace posible una completa resignificación no sólo de lo que han vivido, sino también y con mucha fuerza como quieren seguir viviendo.

El trabajo ha permitido también poner en valor las habilidades y competencias que las mujeres tienen, muchas de  ellas a pesar de las circunstancias adversas en que se encuentran, han desarrollado estrategias de generación de recursos para sobrevivir a la pobreza. Tienen un alto grado de responsabilidad en las tareas que desarrollan, son mujeres con fuerte vocación de emprendimiento, no solo para superar lo que viven o han vivido sino también para llevar a sus familias a una mejor calidad de vida.

Con el trabajo Terapéutico que Domos realiza las mujeres logran poner en valor toda su riqueza y ello las hace pararse de una nueva manera en la realidad.

Queremos compartir algunos de los testimonios expresados por las mujeres en estos grupos de trabajo

Hoy he sentido todo un día de regaloneo, de relajo, de estar en otro mundo”, “He vuelto a ser yo, vuelvo a nacer, me he sentido valiosa, querida por lo que soy como persona”, “Me he sentido regaloneada, querida, valorada..Hoy me he sentido linda.  Me sentí como niña. Pude respirar como nunca antes lo había hecho. Estoy muy agradecida”.”Me siento agradecida, tranquila, tengo fuerza interior para salir adelante, voy a lograr lo que me propongo”. “Siento que me saqué una mochila. Me voy relajada. Respiro paz y amor aquí”. “Hoy me hizo pensar en lo que uno ha vivido y me siento orgullosa de mí. Estoy emocionada, me hizo bien. A veces dejo de pensar en mí y aquí me siento muy agradable. Estoy contenta de haber  venido.”

“Quiero triunfar en la vida, siempre quise pero tenía miedo, me sentía una mujer derrotada, triste y sin fuerza, hoy me siento segura de lo que estoy logrando, el valor, la fuerza la esperanza y la alegría de que lo lograré”.

“De este grupo, me llevo lo mejor, porque aquí aprendí a socializar con otras personas y ver la realidad que yo estaba viviendo, aprendí que hay personas que me enseñaron a ver y a salir de esta violencia que vivo a diario… soy otra persona”.

 

El camino recorrido a la fecha nos permite reflexionar sobre y poner en el debate de las políticas públicas la necesidad de avanzar como sociedad en el reconocimiento de la vulneración de derechos a las cuales están expuestas las mujeres producto de la violencia de Género.

Es urgente que el Estado Chileno avance hacia la implementación de políticas de reparación y/o compensación para las sobrevivientes de la violencia doméstica, que pueden ir  desde la compensación monetaria, reparación del daño físico y psicológico, por la pérdida de oportunidades, incluyendo empleo, educación y beneficios sociales, hasta reparaciones simbólicas que implica reconocer que a las mujeres se les ha producido un daño sólo por su condición de género.